Sin justicia no puede haber democracia


25 Septiembre 2020   Gina Franco

Opinión

En una democracia con calidad, la justicia es oportuna, veraz, ecuánime y sin sesgos de ningún orden, la administración de la justicia no reconoce partidos, marcas, personas ni grupos de interés,  en ese sentido, la relación entre democracia y justicia determinan la eficiencia en la lucha contra la corrupción y la impunidad,  pero también la movilización y participación de la ciudadanía con su capacidad para investigar y denunciar entramados de corrupción como fueron los casos Odebrecht y Arroz Verde que marcan un hito en la historia, pues evidencian la importancia del escrutinio ciudadano en el financiamiento de la política, la manera cómo se produce la designación de los cargos de alta representación, las relaciones anómalas entre las funciones del Estado en un manto de porosidad y acuerdos por fuera de la ley.

La corrupción en Ecuador ha sido histórica, sistemática y con una inmensa capacidad de renovarse. Por esa razón, hay que mirar sus raíces e impedir que tenga futuro, porque una sociedad que combate la corrupción con una eficiente administración de justicia saca del juego la polarización entre los ciudadanos y las ciudadanas, la victimización y los falsos protagonismos, por eso, la justicia debe actuar con la misma contundencia en todos los casos sin mirar encuestas, presiones o amenazas de ningún tipo.

La transparencia incentivará una mejor y mayor participación política de las actuales y nuevas generaciones, porque volverán a creer en el sistema político, por ello,  es indispensable prevenir la corrupción a todo nivel, desde lo cotidiano hasta las altas esferas del Estado mediante la ética individual y pública, y una verdadera educación en ese sentido.

Ningún gobierno a escala nacional o local puede usar el dinero del pueblo para sus intereses ni para los de ningún grupo, cada dólar que se va hacia la corrupción resta las posibilidades de acceso a la educación, salud y servicios públicos. Las acciones y decisiones de las instituciones del sistema de justicia: la Fiscalía y la Corte Nacional de Justicia abren nuevas perspectivas de futuro para todas las generaciones, y se debe exigir que se siga actuando de manera implacable con las personas que quieran hacer del Estado un botín personal o grupal, éste hito permitirá restaurar la institucionalidad y mejorar la democracia tan venida a menos en los últimos años.

A través de una iniciativa ciudadana de la Mesa de Convergencia en todo el ámbito nacional, y coordinada por Fundación Esquel, se crea esta propuesta que es   El Pacto Social por la Vida y el Ecuador,  que persigue la consecución de acuerdos en aspectos de vital importancia para el Ecuador como una respuesta efectiva, democrática y ética ante la situación de crisis que atraviesa en sus múltiples dimensiones y que tienden a agudizarse por las consecuencias de la pandemia,  la participación de los ciudadanos y ciudadanas, es importante para seguir trabajando y cambiar ésta realidad,    y una de tarea de todos y todas para conseguir un mejor país.


Compartir

Escrito por


Gina Franco

Gina Franco

Licenciada en ciencias de la comunicación por la Uleam.
Directora - Editora del Periódico "El Mantense"
Articulista del Diario el Mercurio de Manta.

GINANOSE   francogina38@hotmail.com


Últimas publicaciones